Los cinco peores gadgets de 2018

Los cinco peores gadgets de 2018

image_pdfimage_print

La tecnología no es infalible, y no es raro que lanzamientos en los que las marcas apuestan todo terminen convirtiéndose en fracasos. Expectativas demasiado altas, precios caros o un mal funcionamiento pueden ser los motivos que hagan que un dispositivo fracase estrepitosamente.

Los productos mediocres en tecnología no deberían sorprender a nadie a estas alturas…cada año nacen un buen puñado de gadgets que no pasarán a la historia como los mejores

Te presentamos cinco de los peores gadgets que se han lanzado durante el año que en unos días llegará a su fin:

PlayStation Classic: Sony quiso subirse al carro de las consolas retro con su mítica PlayStation. El camino abierto por Nintendo con sus versiones mini de NES y SNES parece ser muy lucrativo, atrayendo a todo tipo de nostálgicos. Pero la máquina de Sony, además de una lista reducida de juegos sin traducir, cuesta 99 euros, por lo que muchos fans de Sony se han sentido estafados.

PC Classic: Las consolas retro están de moda, eso está claro. Pero quizá no todo tenga que ser retro, y menos un PC. Este proyecto, que se encuentra en etapa de crowdfunding, aspira a crear un mini PC con un montón de juegos clásicos en su interior. Sin duda (y debido a la relativa facilidad de emular juegos antiguos en PC actuales) esto apunta a ser una nueva trampa de nostálgicos.

Facebook Portal: El altavoz inteligente de Facebook nació en medio de la polémica. Los problemas de privacidad de Facebook con Cambridge Analytica se trasladaron, lógicamente, al aparato, que no deja de ser una cámara y un micrófono en la casa de los usuarios. Por otro lado, la falta de funciones (que Facebook ha ido corrigiendo) no lo hicieron especialmente atractivo para los usuarios.

RED Hydrogen One: RED es una maca consagrada en el mundo de las cámaras de cine. Por ello, cuando anunciaron su primer smartphone, el Hydrogen One, los amantes del vídeo y la fotografía se frotaron las manos. Pero el resultado fue un teléfono que superaba ampliamente los mil euros con una cámara mediocre, una pantalla de baja calidad y hasta arriba de molesto software propio.

Palm: Este miniteléfono es difícil de definir. Se trata, y así se publicita, de un pequeño smartphone secundario para utilizar cuando no quieres llevar tu teléfono principal. Ocupa una especie de tierra de nadie entre un smartwatch y un smartphone…por 350 euros. La idea no terminó de encajar, y ofrecía una solución a un problema que en realidad nadie tiene.

This content was originally published here.

Deja un comentario