Mobile World Congress 2019: Así miró el Rey a Torra después de la chulería y la descortesía del president de la Generalitat

Mobile World Congress 2019: Así miró el Rey a Torra después de la chulería y la descortesía del president de la Generalitat

image_pdfimage_print

Quim Torra no pudo aguantar la mirada al Rey Felipe VI durante la cena del Mobile World Congress del pasado domingo. La reacción del monarca parece lógica después de los desplantes y la chulería del president de la Generalitat, que este lunes ha continuado esquivando y agraviando al Jefe del Estado. Hay miradas que lo dicen todo.

La imagen ha corrido como la espuma este lunes. Algunos piden el Pulitzer para el fotógrafo. El instante capta a la perfección la tensión que han provocado los independentistas catalanes. La instantánea fue recogida durante la cena de apertura del Mobile World Congress (MWC) de Barcelona. Minutos antes, Quim Torra hacía todo lo posible para borrarse de cualquier instantánea saludando a Felipe VI.

Un evento de la magnitud del MWC es el escenario predilecto de los independentistas para su propaganda. Qué mejor ocasión para agraviar al Rey, que representa a todos los españoles como Jefe del Estado, que una recepción oficial. Y encima ‘jugando en casa’. Quim Torra se presentó en la gala del Mobile con un único objetivo: convertir la recepción oficial en un nuevo acto propagandístico.

Y lo consiguió. Ni los visitantes, ni las novedades, ni los millones de euros que supone tener en Barcelona el congreso más importante de telefonía y movilidad del mundo frenan las ansias de publicidad de los separatistas.

Torra llegó a eso de las 19.00 horas al Museo Nacional de Arte de Cataluña. Allí tendría lugar la cena de gala con la crème de la crème de las empresas de telecomunicaciones a nivel mundial, además de ministros y otras autoridades. El president saludó a los allí asistentes, pero cuando se disponía a entrar Felipe VI, para el correspondiente saludo protocolario, Torra salió por piernas a esconderse.

Los testigos del momento lo califican de esperpéntico. Pero lo cierto es que, más tarde, durante el cóctel, hubo saludo fugaz. Sin embargo, el agravio, ante las cámaras, ante la prensa, ya estaba hecho. El presidente de los independentistas catalanes –que no el de todos los catalanes– plantó al Rey.

Este lunes, los desplantes han continuado. A la indignidad se ha sumado también la esperpéntica Ada Colau, quizá la alcaldesa que más ha hecho por cargarse la reputación y el atractivo de una ciudad como Barcelona, hasta el punto de poner en peligro la continuidad del MWC.

This content was originally published here.

Deja un comentario