A la próxima secretaria de Medio Ambiente se le olvidó esconder el marfil y ya se la cachó el Internet

A la próxima secretaria de Medio Ambiente se le olvidó esconder el marfil y ya se la cachó el Internet

image_pdfimage_print

Muy bonito y todo pero, a ver, explícales

México.- Uff, amigos, los detractores de Morena andan ¡en fuego! con el tremendo escrutinio que han implantado hacia el inexistente gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Poco les falta para meterse en casa de cada morenista y ver qué ocultan y por qué lo ocultan.

…sí, al parecer nuestra información viaja cada día más rápido y los ojos chismosones de los internautas ya llegaron a casa de la nueva secretaria de Medio Ambiente, Josefa González-Blanco Ortiz-Mena (entre más apellidos más catego, dicen).

En entrevista con la columnista de Uno Noticias, Martha Anaya (señora finolis también), Josefa dejó que las cámaras del noticiero entraran con toda la confianza de una visita que va a echar el chal en santa paz.

Con lo que no contaba es con la policía de 24 horas que anda vigilando a todos los involucrados con la cuarta transformación, mismos que notaron un pequeñísimo detalle: … ¿dónde está el camarógrafo reflejado en esta vitrina? No existe, no hay, es un fantasma.

Mentira, eso lo notamos aquí ya que por las noches también somos aprendices de Carlos Trejo.

Lo que los derechairos, anti-pejes o simples inconformes con la vida dieron a conocer fue el hecho de que la señora -que supuestamente defenderá toda área natural de México- tuviera dos colmillos de marfil tallados a mano de manera artesanal como simple decoración en su sala.

… y aquí two… en inglés porque seguro así los ordenó en la deep web.

Por supuesto, la matanza de animalitos bebés le puede y MUCHO a los anti-amlos, mismos que se quejaron con todo el poder de sus 10 dedos… mírenlos cómo sufren, alguien ayúdelos, la democracia es algo que los lastima.

Sin embargo, no podemos confirmar o negar que eso sea marfil real, a pesar de que la señora González-Blanco Ortiz-Mena tiene toda la evidencia en su contra. Si dicha decoración resulta ser de un elefantito bb real (que muy probablemente lo sea, solo los amantes de ese kitch espantoso se esfuerzan porque todo sea original),

Adivinemos los pretextos que pueda poner, apostemos y que gane el mejor:

  • Fue un regalo
  • Es una herencia
  • No sabía que era de marfil
  • Es una imitación
  • Ya estaba muerto cuando llegué
  • Es mi primer día en la política

This content was originally published here.

Deja un comentario