CONCLUSIONES INVICTAS: Lionel Messi en modo PlayStation liquidó al United y guió al FC Barcelona a las semifinales de la Champions

CONCLUSIONES INVICTAS: Lionel Messi en modo PlayStation liquidó al United y guió al FC Barcelona a las semifinales de la Champions

image_pdfimage_print

Después de tres temporadas de fracasos en Europa, FC Barcelona volvió a meterse a unas semifinales de UEFA Champions League. No hubo sorpresa del Manchester United. Los red devils lo intentaron, pero les fue imposible detener a un inspiradísimo Lionel Messi.

Los dejamos con las #ConclusionesInvictas sobre lo que se vivió en el Camp Nou. Esperamos que disfruten mucho de la lectura. Y no duden en hacernos llegar sus comentarios en cualquiera de nuestras plataformas.

FC BARCELONA GOLEÓ AL UNITED Y SUEÑA CON EL TRIPLETE

➔ El arranque del Manchester United. Consciente de que tenían desventaja global y que al FC Barcelona se le daña mucho más cuando lo presionas alto, Ole Gunnar Solskjær rompió el 5-3-2 de la ida y regresó al sistema táctico 4-3-1-2 (4-4-2 rombo). La idea era clara: presionar arriba, tener a Lingard como mariscal de campo en zona de mediapunta y hacer correr a Rashford/Martial. Sus primeros diez minutos fueron asfixiantes. Rashford pegó un balón en el poste y McTominay desperdició una ocasión importantísima por un mal control. Ilusionó el arranque del equipo del Old Trafford, pero los de enfrente tenían al mejor de todos de su lado. Y cuando él sale como salió esta noche, y cuenta con apoyos por banda y en carriles interiores, la resignación es un estado válido.

➔ El plan del United. No es que la propuesta haya sido mala, pero nos parece que Ole Gunnar debió mantener la línea del duelo en Old Trafford: presionar alto sin desbocarse, llevar el juego al trámite físico y poner especial atención a la sociedad Alba/Messi. Quizá por ahí iba la cosa y es lo que trabajarían tras intentar marcar en los minutos iniciales. El detalle fue que no convirtieron y, cuando acordaron, ya tenían dos goles en la frente. El 10 no les dio tiempo de reponerse.

➔ Lionel Messi en modo PlayStation. Justo cuando el Manchester United vivía su mejor momento en la eliminatoria, Messi salió de la lámpara y le dio un giro al script. Presionó, trabó, ganó el balón dividido contra Young, atendió a Fred con un caño y, tras dejar correr un poco el esférico, venció a David De Gea con un disparo ajustadísimo. Una de esas jugadas que solo están a su alcance. En un lapso jodido, se inventó su propia ocasión y cambió lo que pudo ser una noche de tensión en el Camp Nou. La ventajas de tener al mejor de tu lado es que la opción de una ‘genialidad cambia partidos’ siempre estará latente. Los hinchas del FC Barcelona deben disfrutar muchísimo a Messi porque las cosas cambiarán considerablemente cuando se despida. Y los aficionados de otros clubes deben valorarlo y reconocerlo porque no volverán a ver algo similar. Hay finalizadores de clase mundial, hay asistentes TOP, hay grandes distribuidores y hay generadores de ocasiones de altísimo nivel. Lionel reúne todas esas facetas. Eso, precisamente, es lo que lo convierte en el futbolista más completo del mundo. Lo sabemos todos, incluidos los profesionales del fútbol. Con o sin premios individuales, es así. Ivan Rakitic hace no mucho le dio al clavo: “Yo creo que con todo respeto hacia los chicos que van ganando (los premios), sabemos que hay un chico que es muy diferente a todos los demás y ese es Leo Messi. Con todo el respeto. Después, a veces pasan cosas, circunstancias, que un jugador como es Luka Modric se manda una temporada impresionante y a lo mejor la gente quiere cambiar un poco. Con todo respeto, Luka y todos ellos saben que hay un chico que es diferente y ese es Leo Messi”.

➔ El error que hundió. Si el 1-0 ya era jodido, imagínense cómo le cayó al United encajar el 2-0 tan solo cuatro minutos después. Lo que más golpeó fue el cómo. Y es que David De Gea se devoró lo que debió haber sido un disparo de trámite. Si tu máximo referente falla, es prácticamente imposible que puedas salir con vida en una eliminatoria de UEFA Champions League.

➔ FC Barcelona controló. A partir del 2-0, el juego fue complemante del Barça. Lo manejaron a placer. Ritmo medio, tuvieron buena circulación y siguieron buscando el arco rival. Coutinho firmó la goleada y pudo haber caído alguna anotación más. Manchester United nunca despertó sensación de que pudiera gestar la hazaña. De hecho, la única situación relevante del conjunto inglés en el complemento fue el remate de Alexis Sánchez que Marc-André ter Stegen sacó de forma espectacular.

➔ El sufrimiento de Lindelof. En Old Trafford, Manchester United redujo la influencia de la sociedad Messi/Alba. En el Camp Nou, no les fue posible. La necesidad de arriesgar hizo que quedaran menos protegidos, y el ferrocarril lo aprovechó. En la ida, Jordi subía y se encontraba entre McTominay, Young y Lindelof. Esta noche, por la derecha del United solo jugaron Scott y Victor. Y ahora el español contó con una mejor versión de Arthur y los enganches de Coutinho. Lindelof sufrió muchísimo porque Rashford/Scott no siempre podían bajar, y él no podría descuidar a Philippe. Por eso, Alba constantemente encontraba con una avenida. Les generaron superioridad y, encima, los pases milimétricos de Messi no dejaban de llegar. Juegazo de Alba/Messi. Juntos son un abuso.

➔ Coutinho y un gol para recuperar confianza. La pegada del Coutinho modelo Liverpool. Apareció en la frontal, y no dudó. Animarse a probar al arco, considerando cómo venía, ya es una señal de que va sintiéndose mejor. No sabemos si su gesto fue para sus detractores dentro del universo blaugrana o para los seguidores del United (tiene una vieja historia con ellos por su pasado en el Liverpool). Sea como sea, y sin la intención de celebrar el gesto, por fin se le notó rabia. Sangre. Ganas de querer reaccionar. La indiferencia lo estaba liquidando. Es bueno saber que ahí está Philippe Coutinho. Ahora, a seguir, que es mucho futbolista como para no luchar por consolidarse con el FC Barcelona.

➔ Busquets recuperó la brújula. De una ida en la que padeció los noventa minutos, a una vuelta en la que fue el hombre guía del FC Barcelona. Él, Rakitic y Arthur se fueron recuperando del vendaval inicial del United, y terminaron controlando. Le vino muy bien el descanso ante Huesca porque lo notamos mucho más fresco en lo físico. Y si bien el doblete tempranero de Messi le permitió tener más calma, Busi estuvo correctísimo en todo lo que hizo. Entregó bien 99 de 103 pases, tuvo éxito en todos sus servicios largos (7 de 7), no registró pérdidas, se impuso en casi todas las batallas directas que sostuvo y, por un buen posicionamiento, cortó algunos ataques prometedores de la visita. Así como apuntamos lo mucho que concedió en suelo inglés, vale la pena aplaudirle la actuación que firmó en casa.

➔ El toque brasileño en zona medular. Otro que estuvo muy bien en este compromiso es Arthur Melo. El interior que pone el criterio y que organiza. Si bien seguimos pensando que puede añadir a sus registros pases más agresivos, está cumpliendo de forma tremenda en su curso de debut en Europa. Giros para oxigenar, limpieza en sus entregas, movimientos para que sus compañeros lo tengan como línea de pase y es muy inteligente para interpretar los momentos del partido (cuándo acelerar, cuándo manejar y cuándo enfriar). Titular indiscutible para lo que resta de campaña y un futbolista que tiene todo para dejar huella en la entidad catalana. ADN
Barça.

➔ La opción del triplete. Es abril y siguen optando por los tres títulos más importantes de la campaña. De ganar la Liga, Copa del Rey y UEFA Champions League, sería su tercer triplete en la década. Locura. No es el FC Barcelona del brillante juego posicional de Pep Guardiola, o el FC Barcelona de la descomunal pegada (MSN) que tenía el equipo Luis Enrique. Es un FC Barcelona efectivo, que está sabiendo sufrir (esto ha sido importantísimo en las últimas Copas de Europa) y que cuenta con pilares en un estado de forma brutal. Además, tienen unas ganas especiales tras los últimos fracasos europeos. Vienen y van jugadores/técnicos, y se matiza, según el DT, la propuesta futbolística. El único común denominador es él. Y mientras él este en el equipo, y cuente con un soporte colectivo considerable, es imposible que los culés no se ilusionen con volverlo a ganar todo. “¿Querían las tres? Acá…”. Veremos si Messi puede completar la frase en 45 días.

La entrada CONCLUSIONES INVICTAS: Lionel Messi en modo PlayStation liquidó al United y guió al FC Barcelona a las semifinales de la Champions aparece primero en SOMOS INVICTOS.

This content was originally published here.

Deja un comentario