¿El funcionario que pide “sang i fetge” es un policía municipal de La Seo de Urgell? | Dolça Catalunya

¿El funcionario que pide “sang i fetge” es un policía municipal de La Seo de Urgell? | Dolça Catalunya

image_pdfimage_print

¿El funcionario que pide “sang i fetge” es un policía municipal de La Seo de Urgell?

Que algú ens aclareixi si aquest home porta pistola, sisplau.

En 1936 un tal Antonio Martín -el Cojo de Málaga– sembró el terror en la Cerdaña assassinant gent que no pensava com ell. Era delegado de la CNT (encara no han demanat perdó, oi?), estaba en la cárcel por delincuente, pero cuando la Generalitat ordenó abrir las prisiones el 18 de julio, Martín salió a la calle. Els carrers eren seus, perquè la Gene va manar la retirada de les forces d’ordre.

Llevaba siempre una pistola-ametralladora con culata de madera plegable y se trasladaba en un gran Packard 12 cilindros. Su poder era tan grande que hasta el entonces jefe de Gobierno de la Generalitat, Tarradellas, se trasladó a la zona, no para encarcelarlo, sino para charlar con él. Martín controlaba la frontera para que nadie escapara, y a sus víctimas las asesinaba en la Collada de Tosas, donde por ejemplo ejecutó al alcalde de Puigcerdá, cuyo cadáver dejó colgando de un pino durante 8 días. Si las víctimas tenían hijos, primero asesinaba a éstos para que sufrieran más, como sucedió con el hijo de 15 años de Galcerán Castellá; Martín disfrutaba ordenando a sus víctimas cavar sus propias tumbas, donde después les enterraba vivos. Algunas de sus víctimas conocidas fueron el archivero de Ribas de Freser, los peligrosísimos curas Jaume Martí, Antón Monso, Climent Perramon, el canónigo Antonio Martí de la Seo de Urgel, y hasta el mutilado de la guerra de Cuba, coronel Francesc Lasús.

El sr. Antonio Martín y demás amigos de Companys derruyeron también la joya gótica de Santa María de Puigcerdá. Se trataba, com deia el diari L’Autonomista, de “establecer un perfecto orden revolucionario”.

Hace unos días explicábamos como había aparecido otro Antonio Martín por la zona, concretamente en la Seo de Urgel. El hombre comentaba así en su Facebook la localización de un catalán libre de nacionalismo que descontaminaba el entorno de propaganda lazi:

“Ya deberíais haber quemado el coche, pero con él dentro, a ver si la próxima vez son tan chulito (sic), ya está bien de ir de paz y amor, ahora toca sang i fetge(sangre e hígado, sangre y fuego)”.

Doncs bé, sembla que aquest nou “Cojo de Málaga” que proposa la violència és un policia municipal de La Seu d’Urgell. O sea, un tipo que representa la autoridad y tiene acceso a armas.

Això és veritat, senyor batlle Albert Batalla Siscart (PEDECAT)? ¿Va a seguir este fanático delincuente en potencia cobrando de nuestros bolsillos?

Dolça i fanatitzada Catalunya…

This content was originally published here.

Deja un comentario