La Miopía del Blogging que Salpica al Marketing

La Miopía del Blogging que Salpica al Marketing

image_pdfimage_print

¿Conoces Apple? Seguro que sí. La supermarca de Mac, smartwatch, móviles y la manzana más cara de la historia.

Apple fue durante muchos años una marca triunfadora porque consiguió cambiar el mundo:

Hizo que tuviéramos toda la música posible en unos aparatitos minúsculos, teléfono inteligentes y ordenadores monísimos que son capaces hasta de hacerte el desayuno.

Desde hace años, los gusanos se están comiendo a la manzanita y la están cagando 💩.

¿Sabes por qué?

Apple ha caído en la miopía del marketing: se ha concentrado tanto en mejorar su producto, que solo lo cambian por fuera y de cara al usuario, por dentro, sigue siendo exactamente igual y sin novedades.

Especialmente en el tema ordenadores: estéticamente son la leche, pero por dentro llevan años sin tener nada que ofrecer.

Vanidad amigo.

La gente no compra productos, compra soluciones.

Tal y como dijo Theodore Levitt, quien acuñó el término de miopía del marketing:

La gente no compra un taladro, compra el agujero en la pared. – Piopialo          

Powered by Vcgs-Toolbox

Después de esta reflexión en la que me he metido con Apple y a través de la cual me he ganado que Carlos Miñana me retire la palabra de por vida, quiero hacer un post opinativo de estos en los que me pongo pedante del todo.

¿A que te encanta?

😎 La Miopía del Blogging

Las empresas que caen en la miopía del marketing son aquellas que centran todos sus esfuerzos únicamente en el producto: producirlo, distribuirlo, promocionarlo… sin tener en cuenta prácticamente las necesidades que satisface.

En el mundo blogging, hay más miopes y cegatones que en una convención de topos y te explico por qué.

Hace como dos semanas que he estado desconectada del correo y ¿sabes qué?

No te exagero: tenía como 20 correos en los que todos los asuntos eran similares y es lo que me ha hecho escribir este post:

¿Perdonaaaaaaaaaa?

¿Pero cómo voy a querer ser libre si no me siento presa de nada? y otra cosa… en mi pueblo, la ayuda es desinteresada, si aceptar tu ayuda es comprar un curso de casi 1.000 euros, quizás sea yo la que te esté ayudando a ti, ¿no te parece?.

Entre esto y que me topé con uno de los mejores post que he leído este año, de la mano de Álvaro de Gente Invencible (las claves para que no te la metan doblada con los infoproductos) , me he venido arriba y he decidido una vez más escupir lo que pienso.

Vamos al lío:

Atención:

Esto es mi opinión personal, no son verdades irrefutables como puños y para que nadie se sienta ofendido, voy a generalizar con todo.

#1 Miopes en el producto

Somos miopes y somos borregos.

Estamos tan hartos de leer casos de cómo la gente se ha forrado lanzando un curso, infoproducto, producto digital o como nos de la gana de llamarlo, que solo pensamos en dinero y no pensamos en la gente.

Se crean productos egoístas que solo sirven para llenar los bolsillo del que los hace sin pensar en la calidad y en el aporte a la gente.

El caso es vender, porque tenemos que ganar pasta rápidamente. Así, nos sacamos cursos de la manga y libros que comercializamos y los hacemos en pocas horas.

Da igual lo que aportemos: hay que sacarlo ya porque si no vendrá otro y perderé la oportunidad.

Nos olvidamos de lo importante: todo lo que sube rápido, cae más rápido todavía.

Es decir, puedes conseguir muchas ventas rápidamente, pero si haces algo con una pésima calidad, jamás tendrás retención ni escalabilidad.

¿Esto qué es?

Pues que venderás rápido al principio, pero no pienses en sacar otro producto, porque si la gente ya ha probado el primero y les ha decepcionado, no te volverán a comprar ni a recomendar.

¿Qué prefieres?

a) Ganar 20.000 euros en una semana.

b) Ganar 1.000 euros a la semana durante el resto de tu vida

La opción b es hacer un producto escalable y es abrirte la posibilidad a tener credibilidad y seguir ganando dinero, porque lo que haces es bueno y la gente lo sabe.

Mi consejo:

Por mucho que te digan que puedes hacer algo bueno en dos horas y empezar a vender en “piloto automático”, antes de hacerlo, piensa.

Hay post que podría escribir en 2 horas y hay post que tardo hasta una semana.

¿Cuál es la diferencia?

Los que tardo menos tiempo son los personales, que simplemente es escupir opiniones como este.

Los que tardo más tiempo, son los que hago experimentos, me documento, me informo y me los trabajo a tope.

¿Está relacionado el tiempo con la calidad?

Pues no sé, pero los mejores productos que hay tanto tecnológicos, como apps y como servicios, se han pasado muchos años investigando las necesidades del cliente, el comportamiento y cómo su producto podría ayudarlos.

Hay veces que caemos en el error de probar una cosa y decir: pues ala, voy a escribir de esto, lo empaqueto y lo vendo…

Si quiero dar un curso de algo, se tarda tiempo en investigar, en probar y en dominar perfectamente aquello en lo que vas a formar a alguien.

#2 Miopes en el precio

Nos queremos y mucho.

Somos capaces de vender historias que ni hemos vivido y peor aún, somos capaces de enseñar algo en lo que ni siquiera estamos formados del todo.

Eso sí… yo te voy a hacer ganar dinero si compras mi producto, pero… ¿cómo pongo el precio?

Me hace mucha gracia leer landings de gurús que prometen que te vas a forrar y ver su sistema de princing (perdona, ya sabes que uso anglicismos por deformación marketera)

¿No te da la sensación que una vez alguien fijó un precio y todos los demás lo copiaron como si fuera una política de cookies?

Pues a mí sí.

Las únicas variables que veo en los precios ahora son:

¿Cómo valoran el precio del servicio?

Es decir, ¿me regalas de verdad un bonus, masterclass, auditoría o charla contigo de pocos minutos, valorada en cientos de euros?

W-A-A-U-U.

De mayor quiero ser como tu tío!!!

Un producto vale lo que el mercado está dispuesto a pagar por él, ni más ni menos. – Piopialo          

Powered by Vcgs-Toolbox

Por eso, mi consejo, es que cuando quieras hacer el típico truco de “te regalo mi loquesea, valorado en…” no seas tu quien fije el valor… pregunta al mercado con dos narices cuánto estaría dispuesto a pagar por eso…

Vamos con una pequeñita lección de marketing, a ver si algún “experto” que caiga por aquí la lee:

Valor Real y Valor Percibido

En el mundo real, existen dos tipos de valores a los que debemos ceñirnos a la hora de fijar un precio:

Por eso, las marcas se esfuerzan en darle un packaging o envoltorio chulo para que aumente el valor: las colonias, los gadgets tecnológicos, los productos de alimentación de un supermercado de gama más alta… todo está preparado para que percibamos que si eso cuesta más caro, es porque tiene más calidad.

La calidad por tanto, es algo empírico. Se percibe o no se percibe y de eso te debes encargar tu.

El problema y lo que me desconcierta, es ver esa fijación de precios tan descompensada y poco estudiada que tienen muchos bloggers.

Por ejemplo: si me quieres vender algo “valorado en miles de euros” que va a cambiar mi vida, preocúpate de darle un buen envoltorio.

Y cuando digo buen envoltorio, es demostrarme elementos de valor suficientes para confiar en ti y esto abarca desde el diseño de tu web, logo, hasta la escritura impecable de tu página de ventas.

Es desastroso ver cómo “expertos en marketing digital, cometen fallos tan evidentes como imágenes pixeladas, poca coherencia con su marca a nivel visual y verbal branding, formas de fijación de precios, etc.

Cuando ves estas cosas, irremediablemente comienzas a desconfiar y a percibir cada vez menos calidad y valor.

Tu me quieres vender que soy capaz de forrarme siguiendo tu método a través del cual tu te has forrado.

Sin embargo, ¿te forras y no inviertes en tener un aspecto acojonante?.

Es como si pagas un iphone y la caja es de plastilina… pues oye, como que el valor que percibo que me ofreces se me cae enterito.

OJO❗ :

No te digo que dejes de poner el “valorado en”, te digo que recapacites si a ti te va a funcionar o simplemente lo haces porque se lo has visto a otro

Nunca me cansaré de decirlo:

Lo que le funciona a los demás, no te tiene por qué funcionar a ti.

Deja de intentar ser una copia de alguien y más cuando esperas vender algo. – Piopialo          

Powered by Vcgs-Toolbox

#3 Miopes en la Promoción

¿Alguna vez te ha llegado un correo de un blog al que te has suscrito, recomendándote el curso de Fulanito que lo acaba de sacar y es la leche?

Esto no tiene nada de malo, lo malo es que ese mismo día, te llegan 20 correos más de otros bloggers afiliados al curso del primero, que te cuentan lo mismo.

No estoy en contra de la afiliación, ni muchísimo menos! Estoy en contra de la palabrería barata, la mentira y la falta de estrategia.

Te doy un consejo:

No recomiendes nunca algo que no hayas probado. Tu marca vale más que el dinero que ganes con esa afiliación.

Odio, odio y requeteodio aquellos correos en los que te dicen: “Mi amigo no se quién ha sacado un curso que es la bomba”…

¿Ah si? Pues cómpratelo tu.

Si trabajas como afiliado, sé inteligente y ten una estrategia.

Mira este ejemplo de un buen trabajo que hizo mi hada favorita, Rubén Alonso, recomendando el curso de SEO online de Dean Romero.

Se tomó la molestia de probarlo, de compararlo con otros y de informar al lector de otras alternativas.

HO-NES-TI-DAD

(No sé, cuando separo palabras así es para hacer más énfasis… ¿lo pillas?)

Ese mismo día que leí el blog de Rubén, sin exagerarte, recibí 7 correos de otros afiliados, despersonalizados completamente, que me restaban credibilidad al curso.

Al loro:

👉Si eres afiliado de algo, pruébalo antes de recomendarlo
👉 Si eres el que vendes el curso y buscas afiliado, escoge a gente que por lo menos se lo curren un poco y tengan la decencia de saber de lo que hablan.

#4 Miopes en el Marketing

Siiiiii, lo sé.

Si pilotas un poco de marketing, seguro que estás viendo que estaba haciendo las 4P´s(Producto, Precio, Plaza y Promoción).

Me faltaría la “Plaza“, que es el lugar en el que se distribuye el producto, pero aquí es fácil: todo está en internet.

Ahora es experto en marketing cualquiera que tenga un blog y venda algo o saque algún curso.

Me gustaría que me respondieras en un comentario a estas preguntas:

¿Qué piensas?

De estas cuatro cosas que te he puesto y me he quedado muy corta, ninguna es marketing, así que la próxima vez que te lo vendan, ya sabes qué tienes que decir:

Estas 4 preguntas, son 4 patitas minúsculas de una estrategia de Marketing Digital.

El Marketing Digital, a la vez, es una parte que completa al gigantesco y monstruoso plan de marketing de cualquier negocio.

El ser capaz de armar ese plan, incluyendo todas las variables de tu producto, mercado y demás cosas que no voy a entrar para no cargar, es marketing.

El conjugar estrategias, es marketing.

El medir resultados y hacer variaciones sobre la línea base, es marketing.

El tener muchas visitas, no es marketing, es presumir de que la tienes más larga que nadie. – Piopialo          

Powered by Vcgs-Toolbox

Todos pecamos en estas cosas y ojo que me incluyo… decimos que hablamos de marketing y sin embargo contamos cómo he conseguido X dinero haciendo Y... eso no es marketing, eso es que te ha salido bien algo.

Marketing sería:

“Este es mi producto y este mi mercado. A través de esta estrategia he conseguido XXX en YY tiempo. Con una inversión de ZZ, espero ampliar este beneficio en un tanto % y en este tiempo”.

¿Notas la diferencia?

La principal es que no hablas solo de una cosa que puede ser casual, hablas de una estrategia armada con objetivos y pivotes.

Por ponerte un ejemplo menos técnico, me lo llevo a la vida real:

“Ese día me puse mi vestido verde, me pinté los labios, bailé mirándole a los ojos y acabamos besándonos… así conseguí a mi chico”.

Vincular el vestido verde, los labios pintados, el baile del gorila y mirar a los ojos con salir con alguien es de idiotas, ¿no crees?.

Sin embargo, otra cosa es que te cuente toda la historia, ahondando en sentimientos, en lo que yo pensaba, en lo que el pensaba y demás mariconadillas de estas.

Eso sí sería tener la foto completa de algo y desde luego no reducirlo a que ibas guapa ese día y ligaste.

Pues eso es lo que estamos haciendo amigo (me incluyo): Nos estamos cargando el marketing y estamos prostituyendo el concepto hasta el infinito y más allá.

Fuente de la imagen: Miopía, de Shutterstock

Este post no tiene conclusiones porque no me da la gana, simplemente es una reflexión que quería compartir contigo, porque quiero saber tu opinión.

¿Piensas que lo que vemos ahora no es marketing? ¿crees que estamos cometiendo las miopías que te he contado? ¿Crees que no se habla del beneficio del usuario y sí se habla de “yo, yo y yo”? ¿Alguna más?

Soy todo oídos…

This content was originally published here.

Deja un comentario