¿Los drones son peligrosos para los aviones? Los alemanes están averiguándolo | N+1: artículos científicos, noticias de ciencia, cosmos, gadgets, tecnología

¿Los drones son peligrosos para los aviones? Los alemanes están averiguándolo | N+1: artículos científicos, noticias de ciencia, cosmos, gadgets, tecnología

image_pdfimage_print

¿Los drones son peligrosos para los aviones? Los alemanes están averiguándolo

Baterías de drones tras el disparo
Fraunhofer EMI

La organización de investigación alemana Sociedad Fraunhofer inició un estudio para descubrir si los drones pueden representar un peligro para los aviones y helicópteros. Según un comunicado de prensa publicado por el instituto, los investigadores planean desarrollar una metodología para evaluar los niveles de riesgo. 

Actualmente, no hay normas uniformes para evaluar la amenaza que los drones representan para la aviación civil. Tampoco existe una certificación estándar aprobada por las autoridades de aviación que mide la resistencia del avión a la colisión con drones. Ni las autoridades aeronáuticas ni los diseñadores de aeronaves pueden predecir las consecuencias de esa catástrofe.

Hoy en día, en diferentes países, incluso a los Estados Unidos y el Reino Unido, se están realizando investigaciones sobre el peligro que los drones pueden representar para las aeronaves. Basándose en los datos obtenidos de estudios de aquellos países, las autoridades de aviación quieren refinar las reglas para los vuelos de aviones no tripulados y desarrollar una metodología para certificar las aeronaves teniendo en cuenta que estamos ante una nueva amenaza.

Un avión puede ser gravemente dañado por un dron

Uno de los institutos pertenecientes a la Sociedad Fraunhofer, el Instituto Ernst Mach, en el marco de su propia investigación, comenzó a estudiar cómo los elementos particulares de drones pueden interactuar con diversos materiales.

En particular, durante sus primeras pruebas, los investigadores dispararon una placa hecha de aluminio con motores y baterías de drones. Los disparos se realizaron desde una pistola neumática, y la velocidad de los elementos varió entre 115 y 255 metros por segundo (414-918 kilómetros por hora).

Los datos obtenidos de los ensayos todavía se están analizando, pero los investigadores anunciaron que la placa fue dañada seriamente, recibiendo abolladuras y astillas. Al mismo tiempo, los investigadores están realizando pruebas estáticas de baterías y motores de drones para evaluar su fuerza.

Los investigadores también pretenden construir un stand que permitirá disparar placas de aluminio y otros materiales de drones que pesan hasta 3 kilogramos. La velocidad de los drones cuando se disparan será de hasta 150 metros por segundo. Los datos obtenidos durante estos estudios se utilizarán para desarrollar un modelo que ayudará predecir de forma confiable el peligro que representan los drones.

Las colisiones ya registradas 

Hasta el momento, no hay grandes cifras sobre colisiones de drones con aviones civiles. El primer incidente sucedió en los Estados Unidos en 2017, cuando el helicóptero UH-60M Black Hawk chocó contra un dron durante su vuelo de patrulla sobre Nueva York y realizó un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto más cercano.

También en 2017, el avión de pasajeros Beechcraft King Air 100 de la aerolínea canadiense Skyjet colisionó con un dron lanzado por un aficionado cerca del aeropuerto de Quebec. En el momento del impacto, a bordo del King Air 100 había ocho pasajeros y dos pilotos, y después se aterrizó con éxito en el aeropuerto. En agosto de 2018 en Idaho, un avión no tripulado, también lanzado por unos aficionados, se estrelló en un globo aerostático, lleno de aire caliente. Este incidente no tuvo mayores consecuencias.

Yana Berman
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.

This content was originally published here.

Deja un comentario